¿Qué es el Riesgo de Incendio o FWI? 

Bseed WATCH emplea el índice FWI (Fire Weather Index) como parametrización del riesgo en el terreno donde se encuentren desplegados los sensores del sistema.

El índice FWI (Fire Weather Index) es un índice basado únicamente en la meteorología. El sistema consta de seis componentes o subíndices siendo el FWI el índice final y tiene en cuenta la humedad de los combustibles muertos presentes en el suelo y el subsuelo y el efecto del viento para producir un indicador que estima la intensidad de propagación de un fuego. Las variables meteorológicas que requiere como datos de entrada son la temperatura del aire (ºC), la humedad relativa (%), la velocidad del viento (Km/h) y la precipitación acumulada en 24 horas. El FWI es un índice acumulativo, es decir, los valores de sus subíndices para un día D, se utilizan para calcular el índice final del día D+1. Además para asegurar la estabilidad de las estimaciones, los cálculos deben inicializarse en un periodo de elevada precipitación, cuando los valores de la humedad de los combustibles muertos sean máximos.

El FWI (Fire Weather Index) o Índice Meteorológico de Incendios Forestales se obtiene combinando linealmente un indicador de la velocidad de propagación del incendio (ISI) y un indicador del combustible disponible (BUI); es decir, el FWI constituye una buena medida de la probabilidad de ignición, relacionada a su vez con el contenido de humedad de los combustibles, la posible extensión del incendio y con la dificultad de su extinción. El índice FWI representa la intensidad de propagación del fuego, medida como energía desarrollada por unidad de longitud del frente del incendio, y puede ser considerado como un índice de comportamiento del fuego.

Normalmente el valor del índice FWI se halla dentro del rango (0-100) aunque en la práctica se estratifica en cuatro clases o niveles de riesgo (diferenciados por colores), separadas entre sí por los umbrales calculados, cuyas características principales son las siguientes:

- Clase 1: Bajo

La humedad de los combustibles superficiales no mantiene los incendios que puedan iniciarse. La ignición puede tener lugar cerca de intensas y prolongadas fuentes de calor, y en general, el fuego resultante no se propaga lejos del punto de origen; si lo hace, se consigue el control con facilidad. Con suficiente déficit de humedad, el combustible puede arder lentamente sin llamas, bajo las cenizas.

- Clase 2: Medio

Los combustibles pueden sostener la ignición y la combustión de los tizones inflamados y no inflamados. El avance del fuego en superficie será lento. El control de este tipo de incendios es relativamente fácil, pero pueden causar problemas al personal de extinción y producir pérdidas cuantiosas.

- Clase 3: Alto

Es muy probable que se produzcan incendios de rápido y vigoroso avance y que el control del incendio se haga gradualmente más difícil si no se ataja en su comienzo.

- Clase 4: Extremo

Las condiciones del incendio son críticas y puede observarse una intensa superficie con árboles ardiendo, incluso en las copas.

Esta clase también puede reflejar situaciones explosiva o supercrítica, con incendios violentos (elevada velocidad de propagación, incendios en copas de árboles, focos secundarios, pavesas, columnas de convección y grandes paredes de llamas).